La técnica básica para estudiar un nuevo tema

Utiliza las mejores técnicas para estudiar un nuevo tema de tu oposición. Esta es la forma de obtener el mejor rendimiento a tu esfuerzo.

Técnicas para las oposiciones
Técnicas para las oposiciones

Asegúrate de que utilizas el mejor sistema para estudiar un nuevo tema

Cuando tienes que preparar un temario con decenas de temas, como el de las oposiciones de Secundaria, usar las técnicas adecuadas cada vez que te enfrentas a un nuevo tema es fundamental. Puede ser la diferencia entre obtener una plaza o quedarte fuera.

Comprueba lo que recomiendan los especialistas y preparadores y asegúrate de incorporarlo a tus rutinas de preparación.

Estas son las técnicas básicas y algunas propuestas de cómo aplicarlas a la preparación de oposiciones.

  • 1. Lectura eficaz
  • 2. Subrayado
  • 3. Esquema
  • 4. Memorización
  • 5. Repaso

Comenzamos:

Lectura eficaz

El que consigue leer eficazmente los temas tiene una gran ventaja sobre el resto de los opositores. Hay muchas técnicas de lectura eficaz, pero lo más importante es encontrar la tuya, tienes que asegurarte de

  • que consigues una idea general del tema con la primera lectura,
  • que identificas las palabras que no comprendes o no conoces para buscarlas y
  • asegurarte de que comprendes bien su significado en el contexto del tema y
  • que pones en relación el tema principal de cada tema con el conjunto del temario.

También es necesario entender lo que se lee, para ello haz anotaciones al margen, o en una hoja independiente. La primera lectura debe ser rápida, sin demorarse en palabras concretas, tratando de obtener una idea general del tema. Para ello fija la vista en la parte superior de las palabras y avanza rápidamente hasta el final.

Subrayado

Después de haber leído el tema,

  • cuando ya tenemos una idea general,
  • hemos tomado algunas anotaciones de aspectos que nos han llamado la atención,
  • señalado alguna palabra que deberemos buscar en el diccionario o en otros temas para ampliar o clarificar su significado,
  • vamos a identificar los conceptos básicos del tema y los subordinados y
  • establecer claramente las relaciones entre ellos.

Primero subraya, pero con criterio. En ocasiones nos ponemos a subrayar y subrayamos absolutamente todo, o empezamos a utilizar colores para lo que nos va pareciendo más importante y al final hay un arco iris de colores que lejos de clarificar crea más confusión. Lo mejor es subrayar bien palabras o ideas sueltas, bien tratando de construir un resumen con el texto subrayado, es decir, ir subrayando de forma que lo subrayado tenga sentido en sí mismo.

La recopilación del subrayado debería ser un buen esquema del tema, de hecho hay apps para ordenador con las que podrás hacerlos de forma automática a partir de lo subrayado. Lo comentaremos en próximos artículos (al final de esta página te puedes suscribir para no perderte nada).

El uso de diferentes colores también tiene una función organizativa, sirve para jerarquizar y clasificar la información. Para ello utiliza un rango de colores diferente para títulos, subtítulos, ideas principales, definiciones, referencias normativas, etc. De forma que simplemente echando un vistazo a la página puedas identificar fácilmente la estructura u las ideas principales de la información que contiene. Un color propio para la normativa te ayudará a identificarla rápidamente en los repasos.

Esquema

Realizar esquemas de los temas estudiados es una de las mejores técnicas, porque te ayudará a comprender mejor el contenido de los temas y complementará el trabajo de memorización. De hecho cuando un temario es muy largo, no debemos basarnos solo en la memoria ya que en muchos casos no será capaz de retener tanta información. Pero si comprendemos bien las relaciones entre los diferentes conceptos podremos desarrollar adecuadamente un tema aunque la memoria nos falle. Además activará la capacidad de aprendizaje visual, que muchas veces desaprovechamos.

Además, los esquemas son extremadamente útiles para repasar, permitiendo que con una o dos hojas máximo tengamos a mano la información importante de un tema y comprobemos si la recordamos y si somos capaces de desarrollar el resto del contenido con nuestras propias palabras. De nuevo será útil utilizar el mismo rango de color que en el subrayado, así aprovecharás también el reconocimiento visual.

Cuando repases marca en el esquema aquello que te cueste más recordar y haz hincapié cada vez que te toque ronda de repasos, así conseguirás fijar los contenidos más endebles.

Puedes utilizar esquemas de llaves, numéricos o mapas mentales. Hay buenas aplicaciones para ordenador y para móviles que te ayudarán a hacerlos rápidamente y, sobre todo, conservarlos para repasar y estructurar los conocimientos.

Memorización

Aunque una de las claves de la memorización es la repetición, no es la única. Te ayudará mucho comprender bien las relaciones entre los contenidos, es decir, que la información esté bien ordenada, tenga sentido para ti y que se vaya incorporando de forma coherente en tus propios esquemas de conocimiento.

  • Repetir en voz alta,
  • grabarse los temas,
  • escribir lo que recuerdas ayuda mucho a concentrar la atención, no hace falta ni que se entienda, pero dejar que la mano escriba lo que estamos pensando evita las distracciones;
  • hacer fichas de repaso con la bibliografía y la normativa (también puedes utilizar apps del móvil para hacer las fichas);
  • reglas nemotécnicas, acrósticos…

Prueba cuáles de estas estrategias te resultan de utilidad y practica todo lo que puedas.

Repaso

No olvides ir repasando, o perderás todo lo aprendido. Elabora una secuencia de repaso adaptada a tu temario, bien cada X temas, bien cuando termines con los temas de un bloque concreto (un área completa de primaria, por ejemplo), utilizar los esquemas o los mapas mentales para hacerlo rápidamente, al principio te costará pero si lo conviertes en una práctica frecuente cada vez te resultará más fácil).

Pasar los temas a audio para escucharlos en ratos perdidos, como cuando vas en un transporte público o haces deporte, también es una buena estrategia de repaso.

Conclusión

Ten en cuenta que si quieres conseguir un buen resultado, además de utilizar buenas técnicas es imprescindible una buena planificación del tiempo, si lo dejas todo para última hora no podrás conseguir un buen dominio del temario.

Hay otros aspectos que debes tener en cuenta, como la necesidad de convertir el estudio en un hábito, diseñar una buena organización del tiempo de estudio, las pausas necesarias, la buena alimentación, la necesidad de hacer algo de deporte y de dormir un número adecuado de horas diarias, la conveniencia de buscar un espacio adecuado, fijo y ordenado…, que veremos en otros artículos.

Te puedes suscribir para no perderte nada.

Suscripción por e-mail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *