Oposiciones de Secundaria – 20 Consejos de preparación

Desde Oposiciones Secundaria · Info os queremos ofrecer algunos consejos sobre hábitos y técnicas de preparación de las Oposiciones de Educación.

Preparación de las Oposiciones de Secundaria
Preparación de las Oposiciones de Secundaria

Consejos sobre técnicas de estudio y hábitos de trabajo para las Oposiciones de Secundaria

Es evidente que cada cual tiene su propia forma de estudiar, sus técnicas de estudio y sus hábitos de trabajo intelectual. Pese a esto, abordar el estudio de una oposición implica disponer de unas adecuadas técnicas de estudio así como sólidos hábitos de trabajo.

20 consejos para preparar las Oposiciones de Secundaria

Para superar las Oposiciones de Educación, con su actual estructura y pruebas es necesario acostumbrarse desde el principio a lo siguiente:

  • No estudiar más de dos horas consecutivas. Al menos en ese tiempo tenemos que hacer una pausa, para despejarnos, realizando ejercicios de estiramiento (espalda, lumbares, brazos, ojos, etc.).
  • Subrayar los temas (a ser posible con tinta fluorescente de color claro) de tal forma que lo subrayado tenga una coherencia interna y pueda ser vertido por el opositor en los resúmenes, a tenor del tiempo del que dispone para cada prueba.
  • Ensayar, sobre todo para la primera lectura de los temas, técnicas de lectura rápida (evitando vocalizar lo que se lee, ayudándonos de un bolígrafo debajo del texto para evitar distracciones y saltos de línea, etc.).
  • Hay que evitar memorizar datos secundarios, yendo a lo esencial: ideas más relevantes, fechas imprescindibles, etc.
  • Memorizar lo más importante; lo que no se recuerda, no se sabe.
  • El «Índice sistemático» que  hagamos de cada uno de los temas es de gran utilidad. Es conveniente memorizarlo.
  • Realizar mapas conceptuales gráficos, que permitan una visión sinóptica o panorámica de todo el tema, atendiendo a las relaciones entre las diferentes ideas.
  • Ejercitarse en la escritura de cada tema durante dos horas, ni más ni menos.
  • Realizar exposiciones orales ante un público, o grabando la propia exposición para cerciorarnos de no cometer errores de dicción, grandes silencios, etc.
  • Dominar las partes fundamentales de las unidades didácticas o de trabajo.
  • Acostumbrarse a la resolución de los ejercicios específicos de cada especialidad.
  • Grabar los resúmenes de los temas, con una duración que oscile entre 30 y 45 minutos. Esto servirá para memorizar los temas, pues la memoria auditiva retiene más limpiamente los datos y es más duradera a medio y largo plazo.
  • Realizar una lectura comprensiva de los temas, realizando «aprendizajes significativos» en lugar de «empollar» cosas que no se entienden, pues esto es una tarea inútil.
  • Estudiar realizando una memorización comprensiva, pues si es verdad que sólo se sabe lo que se recuerda, sólo se sabe bien lo que se es capaz de escribir o exponer oralmente.
  • Ejercitarse en el repaso de los temas (o de los resúmenes, o los esquemas), «jugando» de vez en cuando a intentar recordar los aspectos fundamentales de un tema que hace tiempo que no estudiamos expresamente.
  • La memoria se potencia ejercitándola frecuentemente.
  • Elaborar previamente a los exámenes (sean simulacros o ya en la oposición) un esquema previo, o un mapa temático, etc., con el fin de saber exactamente cuántos capítulos o epígrafes vamos a desarrollar a tenor del tema elegido y del tiempo del que disponemos.
  • Tener, a la hora de los exámenes, el material adecuado: bolígrafos que no signifiquen un esfuerzo para escribir (en el mercado los hay muy buenos, como rotuladores finos…), un folio «en sucio» para escribir ideas, conceptos, fechas, etc., que podemos utilizar.
  • En el ejercicio escrito hay que procurar que la ortografía, e incluso el tipo de la letra, la adecuación de la redacción, la estructuración sean las adecuadas. Debemos evitar que la premura en la redacción de un tema tenga como consecuencia una caligrafía descuidada e ilegible.
  • Tener en todo momento delante un reloj, para saber el tiempo del que disponemos.
  • Disponer de una alimentación equilibrada, y también evitar, en la medida de lo posible, hábitos no saludables (tabaco, alcohol…).
  • Es necesario, o muy conveniente, realizar algún tipo de deporte a un nivel medio, que no requiera grandes esfuerzos, pero que sirva para descargar toxinas, “ahorrar” energías y vitalizar el organismo.

ES DESACONSEJABLE para preparar las Oposiciones de Secundaria:

  • Estudiar los temas consecutivos; es necesario ir mezclando los bloques temáticos, pues de lo contrario se habrán olvidado las cosas.
  • No disponer de hábitos de estudio rigurosos.
  • Estudiar como un «atracón» y abandonar el estudio después. Es mejor ir poco a poco que estudiar mucho «de golpe».
  • Estudiar en lugares donde se pueda uno distraer fácilmente (con música, en bibliotecas públicas saturadas de gente, viendo la televisión, etc.).
  • Ensañarse con ideas negativas («me queda mucho», «no me va a dar tiempo», «la gente está mejor preparada que yo», etc.) Hemos de saber que depende de nuestro esfuerzo poder aprobar la oposición.

Si quieres recibir otros artículos como éste te puedes suscribir a los avisos por e-mail.

Suscripción a los avisos por e-mail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *